Que sirva de empujón


No dejes que el primer día laborable del año diluya tus nuevas metas 


Es probable que el 31 el diciembre en la noche te hayas dejado llevar por la costumbre de hacer algunas promesas sobre aquello que quieres realizar este nuevo año: sueños y metas cuyo cumplimiento crees que te harán más feliz. También es probable que cumplir esos objetivos no hayan pasado por tu mente ayer, primero de enero, un día pensado para pocas cosas más allá de la recuperación luego del festejo. 

Así que, para todo efecto práctico, hoy es un día crucial: es el día en el que puedes empezar el camino para cumplir esas metas, o en el que empezarán a difuminarse. 

El problema está en que hoy también es el primer día laborable del año. El día en que volvemos a la rutina, ese conjunto de actividades y acciones que ordenan nuestro día y a la que no le gusta los cambios. Muchas veces la inercia es más fuerte que nuestro entusiasmo.

Así que este artículo busca darte un empujón por el camino que imaginaste para este año. A continuación te comparto un poco de motivación frente a las que suelen ser las principales metas que nos trazamos en estas fechas y algunas ideas para cumplirlas. 

Si tu meta este año es aprender un nuevo idioma, ¡no dejes de hacerlo! Además de que está demostrado que es una gran forma de ejercitar nuestra empatía o mejorar nuestra empleabilidad, los neurocientíficos consideran que es una muy buena idea, pues sus estudios muestran que tener más reserva de energía cerebral ayuda a compensar los declives del pensamiento y la memoria relacionados con la edad, y puede ayudar a proteger contra las pérdidas causadas por el Alzheimer y otras formas de demencia. 

Puedes empezar hoy mismo bajando alguna aplicación para aprender idiomas, como Duolingo, para ir calentando. Hay también opciones en plataformas gratuitas —como el curso de coreano que ofrece Coursera—, es cuestión de guglear un rato.  Otra opción es que busques en algún instituto de idiomas, pues la mayoría está por empezar el ciclo de enero: por ejemplo, hay clases de quechua, inglés y portugués en Idiomas PUCP, y aún más oferta en el Centro de Idiomas de la Universidad del Pacífico, donde enseñan francés, lenguaje de señas, chino mandarín inglés, alemán, quechua e italiano.

Si lo que quieres es empezar a comer más sano, es probable que no necesites que te recuerde todos los beneficios que eso trae. Pero igual, aquí un recordaris: más energía, prevención de enfermedades, mejor estado de ánimo. Además, te dejo un tip que tal vez no conocías: la inteligencia artificial te puede dar una mano. Cuéntale al ChatGPT qué ingredientes tienes en casa, pregúntale qué recetas saludables recomienda y qué otros ingredientes necesitas. Las sugerencias parecen ser infinitas. Y si esto no es suficiente, recuerda que en YouTube hay millones de videos con recetas explicadas paso a paso, como si tuvieras a tu abuela junto a ti en la cocina.

Si lo que buscas es abandonar la vida sedentaria, estás muy cerca de mejorar tu salud cerebral, manejar tu peso, reducir enfermedades, fortalecer tus huesos y músculos, y mejorar tu habilidad para hacer actividades cotidianas, como nos lo recuerda el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades del Gobierno de Estados Unidos. Con 30 minutos diarios de movimiento ya estarás logrando un gran cambio. Si los gimnasios no son lo tuyo y tampoco los deportes de alto rendimiento, empieza con algo que a ti te haga sentido: bailar un playlist con tu música favorita, caminar “a paso de vencedores” por tu barrio, desempolvar la bicicleta, etc. Aquí, nuevamente, Internet es un aliado. Hay muchísimos recursos disponibles para todo tipo de cuerpos y necesidades.

La lista de metas podría continuar largo rato: leer más, estar más tiempo con la familia, retomar el contacto con amigos, ir a terapia. Cada una de ellas trae una serie de beneficios a nuestras vidas. Busca información para motivarte a hacerlo y consejos para ser constante en ello. Como hemos visto con los ejemplos anteriores, la información y los recursos abundan en Internet. Adáptalo a tu realidad y a tus necesidades. Si es necesario, no dudes en buscar ayuda profesional para que te dé una mano. 

Es importante que separes el tiempo para esto, como si fuesen reuniones inamovibles de trabajo en tu agenda. Si solo le dedicas el tiempo que te sobra, es probable que pierdas el ritmo pronto. 

Recuerda, tú mismo has pensado que esa actividad o experiencia te hará más feliz. Hazte caso: en estas cosas sueles tener la razón.

¡Feliz 2024, y con logros encaminados!


¡Suscríbete a Jugo y espía EN VIVO cómo se tramó este artículo! Nuestros suscriptores pueden entrar por Zoom a nuestras nutritivas —y divertidas— reuniones editoriales. Suscríbete haciendo clic en el botón de abajo.


1 comentario

  1. María Barrios

    Gracias Alberto excelentes consejos para una vida saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + siete =

Volver arriba