¡No tale esos algarrobos, señor alcalde! 


10 razones científicas para defender los árboles piuranos


La semana pasada, el alcalde provincial de Piura, Gabriel Madrid Orué, anunció con entusiasmo la colocación de la primera piedra de un nuevo Parque de las Aguas en su ciudad, aparentemente inspirado en el limeño Circuito Mágico del Agua y atendiendo una necesidad mesiánica —contagiosa entre muchos alcaldes y líderes políticos— de poner en marcha “grandes obras para la modernización de la provincia”, como él mismo ha declarado.

El pretendido parque piurano, sin embargo, ha desatado la protesta de diversas organizaciones locales, pues su controversial diseño remplazaría los frondosos árboles existentes por un manto de cemento. Es que el circuito de piletas juguetonas no se construiría sobre un terreno eriazo, sino sobre el parque Santa Ana, en la urbanización del mismo nombre, donde ahora crecen, descuidados pero felices, ochenta árboles de gran porte, muchos de ellos algarrobos, que el burgomaestre pretende “retirar”[1], remplazando sus majestuosas copas por exiguas jardineras de césped y flores ornamentales.

Desde esta columna nos unimos a la protesta de los vecinos piuranos y añadimos algunas simples —y casi obvias— razones científicas que, esperamos, convenzan al alcalde y al equipo municipal para dar marcha atrás. 

Razón #1¿Quién no ama una buena sombra? Los algarrobos y los árboles de gran porte, con una buena copa, reducen la exposición directa a los rayos del sol y proporcionan sombra: una cobertura arbolada puede reducir la temperatura del aire de hasta 12 grados en el entorno inmediato, y hasta 20 grados en la superficie de pavimentos, mejorando el confort térmico urbano. Piura, ciudad caliente, seguramente lo necesita.

Razón #2Menos islas de calor urbano: Gracias a la evapotranspiración, los árboles actúan como bomberos y apagan el abrasador calor de las «islas de calor urbano», un fenómeno que probablemente se incrementará en Piura en los años por venir. Una razón para plantar más árboles, en lugar de talar los pocos que existen.

Razón #3. Menos gasto en aires acondicionados, más helado para todos: Los árboles son los magos del ahorro. Menos árboles cortados significa menos gasto en aire acondicionado, lo que se traduce en más dinero para helados y menos emisiones de gases malos para el planeta. ¡Es un win-win! 

Razón #4. Más salud y felicidad: Los árboles urbanos son los guardianes de nuestra salud. Contribuyen a reducir la mortalidad urbana y tienen efectos positivos en la salud humana ya que mejoran la calidad del aire e incrementan el bienestar físico y emocional de los vecinos.

Razón #5. Más biodiversidad: Los árboles, incluyendo los algarrobos, albergan y sustentan una rica biodiversidad.Las aves urbanas que nos deleitan con sus cantos, los insectos polinizadores y hasta pequeños mamíferos pierden su hábitat si los árboles se talan o retiran.

Razón #6. Más almacenamiento de carbono: En su tronco, ramas y enormes raíces, los algarrobos y otros árboles maduros almacenan carbono: ¿Acaso la municipalidad provincial no es la responsable de la gestión local del cambio climático? Cortar los árboles sería como robarle a la ciudad su cuenta de ahorros climáticos.

Razón #7. Mejor regulación del ciclo urbano del agua: ¿Recuerda esas plazas y calles piuranas inundadas durante el último Niño? La presencia de árboles, como los algarrobos con sus profundas raíces, regula el flujo y almacenamiento de agua en los suelos. Las ciudades modernas diseñan parques listos para absorber y almacenar agua de lluvia: ¡Piura lo requiere imperiosamente!

Razón # 8. Más servicios ecosistémicos: Los algarrobos y otros árboles urbanos son los chefs de un bufet ecosistémico. Permiten la polinización, controlan plagas, ofrecen alimentos para la fauna. Cortarlos sería como cerrar el restaurante más exclusivo de la naturaleza.

Razón #9. Más valor cultural: El algarrobo ha sido declarado oficialmente patrimonio regional y merece ser el embajador cultural de Piura. ¡Hagamos del algarrobo la estrella de las calles, las escuelas y los parques de la ciudad! 

Razón #10: Más verde, menos cemento: Las organizaciones internacionales recomiendan un mínimo de 9 m² de áreas verdes por habitante, y Piura tiene solamente 1.1 m². Por lo tanto, sufre una enorme presión por el uso y el disfrute de las áreas verdes públicas por parte de una población que no deja de crecer. ¡Que la ciudad siga creciendo, pero que los niños y jóvenes tengan suficientes espacios verdes y arbolados! 

Los jóvenes de Piura ya se han movilizado para cuidar la herencia verde de Piura, su frescura y su identidad. Si quiere apoyar, firme aquí.

¡Un feliz Año Nuevo para usted, con muchos más árboles! 


[1] En ese punto, la información del propio expediente técnico del nuevo parque es confusa: su plano de obra indica el retiro de todos los árboles existentes (81 ejemplares), mientras la memoria descriptiva señala que se retirarán 21 árboles y el alcalde asegura que solo serán 15. ¿A quién creer? 


¡Suscríbete a Jugo y espía EN VIVO cómo se tramó este artículo! Nuestros suscriptores pueden entrar por Zoom a nuestras nutritivas —y divertidas— reuniones editoriales. Suscríbete haciendo clic en el botón de abajo.


9 comentarios

  1. Aydee Poclin.

    Soy partidaria de reforestar,todo el algarrobo es útil, da sombra a las vivanderas,falta concientizar en los colegios,sembrar algarrobos ahora que empieza la lluvia,hacer almácigos.Heermooso!

  2. Marly Robles

    Excelente artículo
    A ver si las autoridades se desasnan y toman mejores decisiones

  3. CYAZ

    La ciudad es el reflejo de la educación de quienes la habitan. El diseño de parque de losa es anticuado, hoy requerimos de espacios sociales amigables con el entorno natural muy venido a menos. Aceptando estos » parques» nos estamos condenando al aislamiento es individualizacion de la sociedad y condenabdonos al esclaustramiento en eventos como una pandémia al no contar con espacios sociales públicos.

  4. María Luisa Ruesta Arce

    El parque Néstor Martos, necesita de mejoras en veredas, espacios para deporte como canchas de fútbol para niños, áreas verdes. Seguir siendo lo que es.
    Es absurdo que requiriendo arreglos con poco presupuesto, no los hayan hecho. Hace 2 años colocaron un letrero informando sobre trabajos para reconstruir el parque, con un monto de inversión indicado, pero no se hizo.
    El Alcalde quiere invertir ahora 13 millones de soles, para destruir la naturaleza, el hábitat de aves y la tranquilidad de los vecinos. ¿ Cuál es el verdadero interés? Decir NO, rechazar este proyecto es responsabilidad ciudadana.

  5. Gabriela

    Olvidamos fácilmente que ciudades como Piura (o Lima) sufren de escasez de agua que se agudizará más en el futuro cercano. La franja costera peruana es un desierto y estas ciudades están emplazadas en él, o en zonas de bosque seco, por ser más específicos en el caso de Piura. Talar árboles y crear un parque de agua en una zona de estrés hídrico es un despropósito mayúsculo (https://www.dropbox.com/s/y75a3w68ovrgd61/Lancet%20Countdown%202022%20-%20Peru%20Policy%20Brief_ESP.pdf?dl=0). La propia ciudad de Piura ofrece agua a sus habitantes sólo por horas, debido al poco abastecimiento. En zonas aledañas en Tambogrande, que se abastecen de la misma cuenca, el agua llega en camiones y es insuficiente. Esta también es una razón fundamental para impedir el desarrollo de esta obra. Finalmente, considerando la escasez de agua en la zona, ¿qué va a pasar cuando no se brinde mantenimiento adecuado a esta obra y se tengan criaderos de mosquitos en una zona que en el último año ha tenido el mayor número de casos de dengue de su historia? (https://ojo-publico.com/derechos-humanos/salud/la-expansion-del-dengue-piura-y-su-relacion-la-crisis-climatica) Y el mosquito que transmite el dengue también puede transmitir otras enfermedades. El alcalde haría mejor enfocándose en asegurar el abastecimiento de agua suficiente y de calidad para los hogares de la provincia, en vez de talar árboles y hacer parques de agua en el desierto.

  6. Mariano de la Cruz

    Buenos días. Solo agregar dos razones más:
    1. Un parque de aguas en una ciudad enclavada en el desierto y que adolece de escasez de este elemento?
    2. Un parque en el que se van a concentrar aguas estancadas dónde el dengue es endemico?

    No permitamos la tala de un solo árbol!!!

  7. Julio César Morante Vinces

    En un mundo cada vez menos natural, donde el frío cemento gana terreno y estamos viviendo desolado, nada será mejor que la frondosa sombra y el frescor emanado de sus ramas; que vivan Mis Algarrobos Verdes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba