Los cuentos del tío Miguelito


Un homenaje continuado a Cien cuyes a propósito de la digitalización


Con respecto a la tecnología en general, y a las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en particular, los adultos mayores suelen ser considerados tecnófobos y depender de miembros de su grupo familiar para su interacción con Internet. La pandemia ha sido la oportunidad, o la prueba de fuego, del proceso de digitalización para todos nosotros, pero, sobre todo, de los adultos mayores.

Durante la crisis sanitaria el teléfono y herramientas recientes como Zoom, Teams, Facetime o Whatsapp; los aplicativos de banca móvil o de trámites y las redes sociales se hicieron grandes conocidos ya que, de otro modo, nuestras vidas hubieran estado significativamente más afectadas de lo que llegaron a estar.

Como escuché decir en las evaluaciones de las medidas de política durante la pandemia: cómo te fue dependió del punto de desde dónde partiste.

Decidimos así entrevistar a adultos mayores en el Perú y Colombia respecto a los retos puestos por la rápida digitalización. El estudio completo puede leerse aquí. Completar la lectura de la tragicómica novela Cien cuyes me animó a licuar los jugos que vendrán esta y las siguientes semanas, y de ahí el título de esta columna.

La edad de las 32 personas a quienes entrevistamos estuvo entre los 61 y los 80 años, hombres y mujeres, todos con acceso a un teléfono celular (solo dos debían compartirlo con otros miembros del grupo familiar). Dentro de cada país elegimos ciudades que contrastaran en conectividad: mayor conectividad suele estar asociada a mejores niveles de vida en general, siendo lo opuesto con las ciudades con menor conectividad. ¿Serían las diferencias que esperábamos encontrar un resultado de la conectividad general, o, en realidad, el uso de TIC por los adultos mayores es independiente de la conectividad? ¿O depende más de las políticas que se han implementado en cada país?

Con estas grandes inquietudes abordamos el trabajo, y, claro, surgieron varios hallazgos interesantes. Hoy explicaré aquellos que tienen que ver con la historia de vida laboral del adulto mayor. 

En ambos países, las trayectorias personales de nuestros entrevistados constituyen un elemento clave a considerar a la hora de pensar en su capacidad de apropiarse y obtener beneficios de las TIC en un contexto de rápida digitalización. En este sentido, encontramos que los adultos mayores que se beneficiaron más fueron aquellos que habían tenido experiencias previas de contacto y utilización de TIC: si provenían de un empleo formal y de oficina, por ejemplo, o si contaban con educación superior. Estos comenzaron a usar más el Internet, no solo en tiempo, sino en usos y aplicaciones.

Así, la exposición a este tipo de tecnologías en alguna forma (uso de Internet y correo electrónico) durante su trayectoria laboral es un indicador importante de su capacidad futura de aprender a hacer uso de nuevas herramientas. 

Las desigualdades preexistentes entre los adultos mayores, es decir, aquellas desigualdades en su vida laboral adulta, no hacen más que ampliarse cuando de apropiarse de nueva tecnología se trata, aun en un contexto de rápida y necesaria digitalización. El país o el nivel de conectividad pierden importancia para explicar las reacciones de los adultos mayores frente a la digitalización rápida exigida por la pandemia. Es la trayectoria laboral previa la que predomina.

El tema es complejo e interesante. Las nuevas tecnologías han dejado de ser patrimonio exclusivo de jóvenes o profesionales; son herramientas que acercan el mundo, vinculan a las personas, conectan. Los adultos mayores no tienen por qué ser una excepción ni verse relegados en la era de la información.

Seguiremos informando.


Pensar, escribir, editar, diseñar, coordinar, publicar y promover este y todos nuestros artículos (y sus pódcast) cuesta y nosotros los entregamos sin cobrar. Haz click en el botón de abajo para contribuir y, de paso, espía como suscriptor nuestras reuniones editoriales.


1 comentario

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba