El jugo de los próximos jueves


Una presentación y un deseo de que aprendamos juntos


El Perú de hoy nos presenta varios desafíos. Dada la cotidianidad y diseminación casi descontrolada de las fake news, la preferencia por el consumo exclusivo de noticias que alimentan nuestros sesgos de confirmación y nuestros propios prejuicios respecto de las ideas contrarias, además de la degradación del debate público y su reducción al ataque personal para desacreditar al “oponente,” quienes nos dedicamos al oficio del pensamiento —academia y otros— somos puestos en escenarios curiosos cuando nos embarcamos en el ejercicio de compartir nuestras ideas, reflexiones y pareceres. Sobre todo si estos responden a temas de análisis social o temas entendidos como controvertidos. 

“Esta chica (quién será!) habla desde la herida”, “se victimizan solos”, “seguro es acomplejada”, “es racista”, “es una resentida”, “no sabe de lo que habla” son solo algunos de los comentarios que he recibido cuando escribo sobre el racismo en el Perú y sus dinámicas. Los comentarios más curiosos son los que cuestionan mis reflexiones debido a mi supuesta o posible falta de conocimiento sobre el tema, pues podría estar concluyendo que hay racismo en el Perú y que los afroperuanos son un grupo afectado por dinámicas específicas de racismo estructural debido a mi supuesto o posible dolor. Es decir, debido a que soy una persona afrodescendiente hablando de afrodescendientes. Sin embargo, estos comentarios no consideran que mi estudio sobre el tema no se limita a mi tiempo en este planeta como una mujer afroperuana. No hablo desde la herida, aunque esta sí duela a veces, sino desde los más de diez años de estudio y análisis que he realizado en diversas instituciones de educación superior para entender la realidad local y hemisférica de las personas de ascendencia africana, además de mi trabajo técnico sobre la materia desde el Estado y desde la sociedad civil.

Cuando se tiene la intención de poner nuestros conocimientos o habilidades al servicio del país, el tipo de reacciones suele ser otra. La tendencia en algunos casos, sin embargo, es bastante parecida: el ataque personal antes que la discusión de las ideas. Recuerdo que ante el anuncio de mi incorporación a un órgano colegiado de ciudadanos y ciudadanas cuya labor sería la veeduría del cumplimiento de compromisos electorales, sin paga o permanencia (porque el cargo duraría únicamente durante el periodo electoral), los comentarios no se hicieron esperar: “figureti,” “impresentable,” “cómplices,” “parásito del Estado”, “cuánto le estarán pagando” —aparentemente, un tal Soros me enviaría un cheque o algo así— , “no saben dónde están paradas” y algunos otros más coloridos. 

No comparto estas reacciones para provocar lástima de ningún tipo, pues vengo aprendiendo que la exposición pública, por más mínima que sea, expone a todo tipo de comentarios y opiniones personales amparadas en el anonimato que brindan las redes sociales. Mas bien, las vinculaba a una columna anterior donde me preguntaba por qué muchos jóvenes peruanos no se animan a prestar sus habilidades y talentos al servicio del Estado o, lo que sería lo mismo, al servicio de la ciudadanía. Ya habrá, sin embargo, oportunidad para seguir reflexionando sobre esto. Hoy tomo la posta de la brillante Sharún Gonzales para empezar a licuar los jueves así que, luego de compartir qué se dice de mí en algunas de las calles anónimas de internet, quisiera presentarme, en mis propios términos. Mi nombre es Mariela Noles Cotito. Utilizo siempre mi segundo apellido para ayudar a visibilizar un poquito el trabajo invisible y no remunerado que hacen las mujeres en nuestra sociedad para sostener y sacar adelante a sus familias: Mariela Noles no sería Mariela Noles sin la señora Cotito. Soy abogada. Nunca dejo de estudiar, ni de buscar aprender más: la broma corriente en casa es que si alguien se pierde una graduación de Mariela, siempre puede asistir a la siguiente. Soy profesora universitaria. Soy hermana de Gabriela, la cual es mi chamba más preciada. Soy afroperuana y estoy comprometida con la reivindicación de la humanidad y ciudadanía plena de todas las personas. En este espacio usted va a leer sobre la población LGTBIQ+ y la urgencia de reconocer y respetar sus derechos más básicos, sobre la violencia estructural que nuestro país inflige a las mujeres y las niñas y sobre la situación política de diversas poblaciones vulnerabilizadas (y por qué no utilicé la categoría vulnerables). Va a encontrar reflexiones sobre nuestros sesgos inconscientes, el racismo estructural, y la autonomía corporal; así como sobre las brechas de desigualdad y la pobreza multidimensional. 

No puedo prometer que siempre estaremos de acuerdo, porque al final del día este espacio no tiene por intención que yo le convenza de nada. Lo que puedo prometerle es una perspectiva informada. Una forma nueva de mirar los viejos problemas que tenemos en el país. A lo mejor, a partir de sus comentarios e interacciones, si se anima, usted y yo aprenderemos algo nuevo. Bienvenidos y bienvenidas a este espacio conmigo, ¡y muchas gracias por acompañarme en este viaje!

17 comentarios

  1. Aldo Norero Laura

    De acuerdo con lo que dices. Sé de tu esfuerzo por superarte…y vaya que lo están logrando. Solo no comparto el uso de extranjerismos innecesarios. Di NOTICIAS FALSAS y todos te entenderán. Un abrazo, Marielita. Aldo.

    • Mariela Noles Cotito

      Muchas gracias por los buenos deseos profesor, y tomo nota de su comentario. Quedo de usted.

  2. Walter Adolfo Noles

    Excelente presentación. Estamos seguros que tu perspectiva informada de nuestra cotidianidad contribuirá mucho a la formación de una opinión panorámica.

  3. Cristián Guíñez

    Hola Mariela, buen día.
    Gracias por compartir
    La discriminación, lamentablemente, sigue presente, incluso en aquellos países que parecen ser más avanzados en estos temas. Ejemplos hay muchos.
    Me ha tocado colaborar en diversas instituciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que trata estos temas desde diversas perspectivas.
    Disponible para «pinponear» ideas.

    • Mariela Noles Cotito

      Muchas gracias por su comentario, Cristián. Tiene razón. Disponible también para el pinponeo. Quedo de usted.

  4. Gabriela Noles Cotito

    Yo soy la chamba preciada y testimonio de que su productividad es excelente ☺️

  5. Norma Guadalupe

    Felicitaciones y gracias por compartir sus conocimientos el cual nos permite crecer y avanzar como afros descendientes, reafirmando nuestra identidad y sintiéndonos orgullosos de lo que somos.

    • Mariela Noles Cotito

      Muchas gracias por sus palabras, señora Norma. Las aprecio de verdad

  6. Daniel E. Lara

    Siempre será un honor ser alumno y amigo suyo, orgulloso de sus logros, continuar apreciando su perspectiva y, principalmente, ser testigo de su capacidad de análisis para entender y conocer aún más nuestra sociedad. Excelente presentación.
    Daniel L.

    • Mariela Noles Cotito

      Muchas gracias por tus palabras, apreciado Daniel. Sigamos aprendiendo

  7. Elvira Moscoso

    Me gustó tu estilo de comunicarte, estoy de acuerdo con lo expresado sobre el juzgamiento a la persona antes que el debate de ideas, sigue adelante, apoyo tu entusiasmo

  8. Susana guevara

    Hola Mariela.. buen día
    Excelente..felicitarte por Contribuir Con nuestra sociedad.
    es lamentable que todavía radica la discriminación en nuestro país, analicemos para mejorar y seguir avanzando.

  9. Camila Gutierrez

    Excelente nota, como siempre, Mariela! Que sigan los éxitos.

  10. José Octavio Ugaz La Rosa

    Bienvenida Mariela. Es un gusto leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =

Volver arriba